Galletas de Maní & Chocolate Blanco

Si un gran abrazo pudiera ser galleta seria una galleta suavecita por dentro y crocante por fuera con chispas de chocolate blanco y maní.

Estas galletas son el regalo perfecto. Son la pareja ideal de un vaso de leche, una taza de café o hasta con un simple vaso de agua. Son prácticamente perfectas para cada situación.

Lo diré: estas son las mejores cookies que haya hecho hasta ahora. El secreto lo descubrí hace poco y como saben que no me guardo ninguno, aquí se los comparto.


Secreto para hornear las mejores galletas del mundo mundial:


  • Harina 000: Este tipo de harina tiene la cantidad necesaria de gluten que, junto con el polvo de hornear, desarrollan de manera uniforme, con un mordisco firme y mantiene su interior húmedo.

Ahora si, manos a la masa y a hornear galletas.


Para imprimir o guardar esta receta, clic aquí:


Galletas de Maní y Chocolate Blanco

Aprox. 20 galletas

  • 227g (1 taza) taza mantequilla sin sal

  • 396g (2 tazas) azúcar morena

  • 2 huevos 

  • 1 cucharada de vainilla 

  • 360g (3 tazas) de harina 000

  • 1 1/4 cucharaditas de bicarbonato de sodio

  • 1/2 cucharadita de sal

  • 230 g (1 1/2 tazas) de chips de chocolate blanco

  • 120 g (3/4taza maní) troceado

  • 150g (3/4 taza) de coco rallado

Precalentar el horno a 180°C. Preparar dos bandejas con papel de horno.

En un bowl grande mezclar la harina con el coco, el bicarbonato y la sal.

En otro bowl y con la batidora eléctrica, crema la mantequilla y el azúcar a velocidad baja hasta obtener un color pálido y una consistencia bien aireada. Agregar los huevos, uno a la vez, mezclando a velocidad baja después de cada adición. Incorporar la vainilla y mezclar.

Con una cuchara de madera o espátula firme, con movimientos envolventes, agregar los ingredientes secos en dos tiempos a la mezcla de mantequilla, huevos y azúcar. Es muy importante no sobre batir la preparación para no desarrollar demasiado el gluten de la harina para obtener galletas gorditas y con buena consistencia.

Antes de que la harina este incorporada por completo, agrega las chispas de chocolate blanco y el maní.

Formar bolitas, de 65 gramos cada una con una cuchara de helados o con tus manos, no tienen que ser muy perfectas ni muy redondas.

Refrigerar las galletas por 30 minutos antes de hornear. Esto ayuda que las galletas no pierdan su forma en el horno y en el centro queden suaves pero por fuera crocantes.

Hornear por 10 minutos. Las galletas siempre salen suaves del horno, como si estuvieran crudas. Esto es normal. Dejarlas reposar por 5 minutos sobre la bandeja y luego pasarlas a una rejilla.