Galletas de Avena, naranja y Pistacho

Nadie puede responder NO a la pregunta “¿una galletita?”


Estas galletas de avena, naranja y pistacho son como un pequeño abrazo de dulzura. Son súper suaves y crocantes por fuera, justo como me gustan las galletas. La textura es deliciosa con esos pequeños trocitos de avena delis que te encuentras en el camino.

¡Hablemos de avena! Siempre es mejor usar avena integral o cruda en lugar de la instantánea de caja. La fibra está menos molida por lo que tu cuerpo se demora más en digerirlo y la sensación de satisfecho te acompaña por más tiempo. Además a la hora de hacer galletas, granola o cualquier producto con avena que luego será horneado tendrá una mejor textura en boca.



Para que estas galletitas no queden duras, no hay que hornearlas demasiado. Te aconsejo probar primero con una sola galleta para calcular el tiempo de cocción según tu horno. Deben estar ligeramente doradas por abajo eso significa que ya están listas. Cuando las saqués del horno van a seguir suaves, tanto así que no las vas a poder levantar sin que se rompan. Dejá que se enfríen un poco antes de sacarlas de la bandeja de horno.


Otro tip que te daré es que al momento de hacer galletas no uses una batidora de mano con los globos batidores. Estos meten aire a la preparación y para hacer galletas no necesitamos aire, solo esponjar. Esto se logra con la batidora de pedestal con el accesorio de pala. Tranqui, que si no tenés este tipo de batidora se puede hacer a mano sin problema, te tomará un poco de tiempo hacerlo pero estoy completamente segura de que lo lograrás, además, a todas nos cae bien un poco de ejercicio, más ahora en cuarenta. Todo es cuestión del Gym y Yammm!


Galletas de Avena, Naranja y Pistachos

Para guardar la receta en PDF o imprimirla hacé clic aquí

Rinde 11 galletas de 90g cada una


Ingredientes

  • 195 gr de harina 0000

  • 1 cucharita de polvo de hornear

  • 1/2 cucharita de bicarbonato de soda

  • 1/2 cucharita de sal

  • 45 gr de mantequilla sin sal a temperatura ambiente

  • 100 gr. Azúcar moreno.

  • 100 gr. Azúcar blanca

  • 2 gr. huevos enteros pasteurizados

  • 90 gr de compota de manzana (150 gr de manzana entera)

  • 3 gr de vainilla pura en polvo

  • 210 gr de copos de avena baby

  • 80 gr de cascara de naranja confitada

  • 40 g pistachos

Precalentar el horno a 160 ºC y preparar una bandeja de horno con papel manteca o silpat.

En un bol tamizar la harina, el bicarbonato, el polvo de hornear y sal.

En el bol de la batidora de pedestal con la pala, esponjar la mantequilla y las azúcares Morena y blanca, hasta que la mezcla esté de un color pálido y la mantequilla bien esponjosa.

También se puede hacer a mano, en un bol y mezclar la mantequilla a temperatura ambiente y las azucares con una cucharada de palo. Batir manualmente por unos 10 minutos hasta que la mezcla esté de un color pálido y bastante esponjosa. Tu brazo se cansará, pero ánimos que se puede. No es buena idea hacerlo con batidora eléctrica manual porque al batir se mete mucho aire y cambiará la textura de las galletas, por eso no aconsejo utilizar globo batidor.

Para hacer la compota de manzana. Partir las manzanas verdes por la mitad y sacarle las semillas y palito. Meter la manzana en el microondas por 3 minutos, en intervalos de 1 minuto, hasta que las manzanas estén blandas y cocidas. Luego procesar con la procesadora de mano hasta que este mure. Dejar enfriar por completo antes de agregar a la masa. Esto es importante, si la compota está caliente puede derretir la mantequilla o cocinar los huevos, alterando el resultado final de las galletas.

Agregar los huevos de uno en uno, la compota de manzana y la vainilla. Mezclar hasta unir. Si la mezcla parece cortada, es normal.

Añadir los ingredientes secos previamente tamizados y continuar con la avena, la naranja confitada cortada en cubitos pequeños y los pistachos. Batir solo hasta integrar.

Con la ayuda de dos cucharas o la bochera de helados formar montoncitos de masa dejando suficiente espacio para que crezcan, luego con la ayuda de un tenedor, aplastar un poco contra la bandeja.

A mitad del horneo, girar las bandejas para tener una cocción pareja. Al salir del horno, esperar 5 minutos antes de mover de la bandeja y luego sacar las galletas y pasar a una rejilla para enfriar.

La masa se puede congelar ya en bolas y dura hasta tres meses. En la heladera dura sin problema 4 días.